sigueme

domingo, 26 de agosto de 2012

Capítulo Seis

Sahara miraba a Daniela por el espejo, mientras con el peine separaba mechón por mechón su cabello; lo acaricio enredando con suavidad sus dedos y miro a Danny sonreír.
—Tu cabello es bonito.
—Tus ojos son bonitos—Le dijo ella y le sonrió más ampliamente.
—Muchas gracias Daniela. Te voy a dejar suelto tu cabello para que se seque en un rato más te lo va amarrar Dana, cuando este seco.
— ¿Ya te vas?
—Si voy a mi oficina pero no voy a tardar mucho hoy es sábado y siempre acostumbro llegar antes, para ir al parque o a donde Israel quiera, así que platíquenlo bien así cuando regrese solo me arreglo y nos vamos.
—Si—Sahara se agacho para quedar a la altura de Dani.
—Por cierto de seguro la plática que tu padre tuvo con su hermano…bueno tal vez el no quiso decir eso.
—Pero lo dijo—Daniela bajo su rostro y Sahara acaricio con ternura la mejilla de Daniela y la miro—Me gustaría tener una mamá como tú.
—Eso creo que me alaga
—Sahara me gustaría que hablaras con mi papá que salieras con él.
— ¿En qué términos?
—No sé en los que ustedes quieran.
 —Tal vez sería buena idea, tengo un par de cosas que decirle.
—Ahí esta entonces salgan este fin de semana.
—No, claro que no. Pero hablare con él. Te digo que tengo unas cuentas cosas que decirle a ese tarado. Ahora ven vamos a desayunar con Israel.

Ambas caminaron hasta el comedor, en donde Israel y Nancy ya desayunaban.
—Ya sabes que hay que hacer, nos vemos al rato. Ustedes dos no hagan travesuras porque si no se portan como debe de ser no los voy a llevar a ningún lado.

Se despidió de ambos y después de abandonar su casa se dirigió a su oficina. Casi no tenía pendientes así que saldría mas temprano de lo normal. Se quedo pensando en Daniela y en su hijo, viéndolos mejor si parecían hermanos porque eran como hermanos, se peleaban y después de un rato volvían a llevarse. También en su mente paso Tom lo cual era muy raro así que decidió no tomarle mucha importancia.

Su secretaria entre abrió la puerta y pidió permiso para pasar.
— ¿Qué ocurre?
—Hay un señor que dice que necesita hablar con usted que es muy importante.
— ¿Quién es?
—Su nombre es Tom Kaulitz
—Dile que pase.

La secretaria salió y miro su carpeta, esperando a que Tom entrara a su oficina. Aun no sabía que le iba a decir así que trato de concentrarse nuevamente en Daniela y su hijo, tal vez y en ellos encontrara las palabras.
—Hola Sahara.
—Hola Tom, toma asiento. ¿Qué te trae por aquí?
—Mi hija.
— ¿Cómo esta Daniela?
—Bien eso creo…
— ¿Por qué lo crees?
—Es que yo no sé en donde está.
—Yo sabía que un día la perderías.
—Pero fue mi culpa, escucho una plática pero incompleta.
—Ella me lo conto.
— ¿Tu sabes en donde esta?
—En mi casa, pero ella no te quiere ver.
—Me quitas un peso de encima. ¿Cómo es que ella llego hasta tu casa?
—Yo la invite a pasar el fin de semana conmigo, le avise a tu madre.
—Ella no me quiso decir nada, dijo que era un inmaduro y curiosamente mi hermano y mis amigos dijeron lo mismo.
—Ella te quiere mucho, pero tú no te das cuenta de eso, y la alejas más de ti. Se paso llorando toda la noche por eso que escucho Tom…no sabes cómo me sentí al ver Daniela así ella es una niña muy bonita y feliz pero eso no, no sé cómo alguien puede decir eso.
—Pero eso no fue lo que dije.
—Sea como sea Daniela lo entendió de otra forma. —Daniela miro su reloj—y ahora tu se lo vas a explicar todo porque ella es tu hija y sé que para ti no es una carga.
—De acuerdo. —ambos se levantaron y caminaron a la salida del lugar, cada uno iba en su respectivo coche.
Tom iba a analizando la situación Daniela era como él, y no escuchaba de razones más que las suyas ahora tenía que convencerse a el mismo de todo aquello.
Sahara abrió la puerta y a la primera a la que se topo fue a Nancy y le pidió que se retirara, los niños estaba en la habitación mirando televisión. Ella subió primero y Tom la seguía de cerca.
—Hola niños. ¿Cómo les fue hoy?
—Bien mami—Israel se acerco a su madre y la abrazo
—Daniela hay alguien que quiere hablar contigo. Te dejare sola para que estés cómoda, pero voy a estar abajo.
—Está bien.

Sahara y su hijo caminaron hasta llegar a el pasillo Tom se quedo un rato más tratando de acomodar sus pensamientos, hasta que se sintió bien y entro. Daniela lo miro una vez y el a ella.
— ¿Qué haces aquí?
—Vine a recuperar lo que me perece.
—Per tu no me quieres.
Tom se acerco a su hija y se sentó un puf a lado de la cama.
—Claro que te quiero.
—no es verdad le dijiste a mi tío Bill que solo era una carga para ti.
—Pero eres una carga muy bonita.
— ¿y crees que eso es mejor?
—no lo sé, pero no sé qué decir para que me creas. Daniela eres mi hija—Se acerco mas a la niña y le dio un suave golpecito en su pecho—Dentro de ti hay un pedacito mío. Y ese es una de las razones por las que te quiero mucho, porque eres mía mi hija. Ninguna perdona esta antes que tú.
— ¿Ni siquiera una mujer?
—Claro que no, ni una mujer. A hora tu eres mi prioridad recuerda que dijiste que no debe de haber otra mujer más importante que tu, en este caso una mini mujer. —Daniela sonrió y Tom igual. —Te quiero mucho no olvides—Daniela se aventó a los brazos de su padre y le dio un beso en la mejilla.
— ¿Te parece si nos vamos a casa?
—Con una condición.
— ¿Cuál?
—Invita a salir a la mamá de Israel.
— ¿Eso quieres?
—Si…
—Es fácil.

Se puso de pie y caminaron a la sala en donde Israel y su mamá platicaban a gusto. Daniela sonrió y ella se levanto para despedir a Tom y a su hija.
—Sahara te puedo dar un besito.
—Si…no uno los que quieras.
—Tom cuida bien a Daniela.
—Si es lo que empezare a hacer. Y bueno me preguntaba si querías salir conmigo.
— ¿Salir? Bueno si sería una gran idea. Pero después nos ponemos de acuerdo. ¿te parece?
—Claro.

Sahara le sonrió a Tom y ellos se marcharon.
—Ya te vi mamá.
— ¿De qué hablas?
—Te gusta.

...






viernes, 24 de agosto de 2012

3 Razones importante :D




Hola a todas, como verán a un no eh actualizado pero tengo tres razones por las cueles no lo eh hecho: “la escuela, mi hija y mi trabajo”.
Los que ya estudian la universidad pues sabrán a lo que me refiero cuando digo que en este último nivel hay que ser responsables, y además como cambien de carrera, antes estaba en comunicaciones y medios digitales, ahora estoy en animación y dibujo gráfico, porque me gusta más el segundo.
Y la segunda cosa Esthela, y es que mi niñera ya entro igual a clase y la niñera que mando no me gusto y ahora después de que mi mamá esta con mi hija tengo que estar con ella, no es que no me guste solo quiero dedicarle más tiempo.
Mi trabajo, pues con mi papá que me explota a mas no poder. (No es verdad) pero llego cansado y eso.
Incluso no me da tiempo de nada, ahora mismo estoy en la facultad en mi descanso y estoy escribiendo a lo mejor y en la noche ponga el capitulo 6
Pero lo que si esta seguro es que les subiré el One~Shot del Drabble que subi en el otro blog
Give a Damn, eso sera en el trascurso de la semana 

jueves, 16 de agosto de 2012

capítulo Cinco


—Que aburrido estoy—Tom se estiro y se recargo en la silla.
— ¿Tienes mejores cosas que hacer?
—La verdad sí.
— ¿Cómo puedes decir eso? Es tu hija y no debe de haber cosas mejor y más importantes que ella.
— ¿Estás loca? Ellos solo están jugando. No hacen nada divertido.
— Qué equivocado estas Tom.
—Bueno tengo mucha vida social y porque ella quería que este aquí tuve que dejar ir a una cita.
— ¿Ósea que cambiarias a tu hija por un mujer?
—Es que no estoy acostumbrado a esto. Como te dije tengo mucha vida social.
—Pero no sé si sabes que tienes una hija.
—si lo sé,  pero es que con ella solo estoy de uno a dos meces, por mi trabajo.
— ¿Entonces tú no sabes cuál es el color favorito de Daniela? ¿O que comida le gusta más? ¿O que es lo que le gusta hacer?
—si no sé nada de eso, pero no soy de las personas que se preocupen tanto por eso, tampoco la cuido demasiado, dejo que mi hija sea independiente.
—Ella solo tiene cinco años.
—si ¿y eso que?
—Que aún es muy pequeña.
—Veo que tú y ello nunca vamos a estar de acuerdo.

Tom desvió la mirada; su hija y su amigo veían la televisión, en babados en un programa infantil. Él estaba aburridísimo, no entendía como es que su hija le ganaba en todo.
Él ya estaba harto de estar ahí, y se quería ir lo más pronto posible. Por qué ahora con todo ese aburrimiento empezaba a imaginarse cosas, y esas cosas no eran muy agradables; claro que para el si lo eran, imaginarse el cuerpo desnudo de Sahara era extra nidario. Aunque solo fuera de esa forma: en su imaginación.
— ¡Papá, Te estoy hablando con un carajo! ¡Escúchame!—Daniela jaloneo a su padre de su playera. Y el reacciono unos minutos después.
— ¿Qué pasa?
—Es hora de irnos, tengo clase de danza en una hora.
—Ah sí, hora de irnos—Se levantó de la silla y caminaron hasta la puerta, Sahara e Israel los despidieron.
—Nos vemos en la escuela.

Después de despedirse Sahara y su hijo regresaron a la sala para ver juntos una película o algún programa.
— ¿Qué te pareció el padre de Daniela?
—Es un tipo raro.
— ¿Te gusta?
—Por supuesto que no. ¿A qué viene esa pregunta?
—solo era eso, una pregunta.
—Estas extraño el día de hoy—Acaricio su cabeza y le dio un beso. —Él no es el tipo de padre que busco para ti.
— ¿Por qué?
—Bueno él y yo pensamos de formas diferentes. Aunque no te negare que es atractivo, para una persona que busca una aventura.
—Ah…ya veo, entonces él está descartado…¿No?
—Así es pequeño… ¿Quieres palomitas?
—si

Para Israel aquello se había convertido en una misión imposible, Sahara  era de las personas que no cambiaban de opinión, además que el respetaba mucho las decisiones de su madre, le había demostrado un sinfín de veces que ella sabía cómo manejar las cosas. Así que el igual se resignaría a no tener a Daniela como su hermana.

—¿Cómo fue tu día hoy?—Bill se sentó enfrente de Tom, y examino a su hermano, se veía cansado, más que cuando estaban de viaje en esas pesadas y cansadas giras.
— ¿Tu cómo crees? Me fue mal; Daniela no me ha dejado respirar ni un solo minuto.
—Bueno Tom ella es tu hija y debes de entender que es una niña con mucha energía, y también que se entretienen con cualquier cosa.
—Pero ya no aguanto más, ella es traviesa no me hace caso y se la pasa contradiciéndome, a pesar de que ella es una carga…
—Tom ¿Cómo puedes decir eso?
—no eh terminado…Ella es una carga sí, pero la quiero mucho y esos dos o un mes que paso con ella no son suficientes, creo que Sahara tiene razón.
— ¿Quién es Sahara?
—Es la madre de uno de los compañeros de Dani. Creo que tengo que buscar más tiempo para dedicárselo.
—Oye eso nunca lo pensé, me sorprendes Tom.
—Es que es mi hija y la tengo que cuidar.

~*~

—Daniela, ¿Estas segura o solo estas exagerando?
—No yo lo escuche, mientras hablaba con mi tío Bill, él dijo que solo soy una carga para el—A la niña se le cristalizaron sus ojos y su mirada se volvió triste.
—Pero es que tu papá si te quiere.
—No ya te dije que lo escuche habla con mi tío la noche pasada. Y si el piensa que solo soy una carga pues entonces me voy a ir…para dejarlo solo y que viva una feliz vida sin mí.
— ¿Pero a donde te vas a ir?
—No se…

Israel no podía creer lo que Daniela le había contado, aunque no lo dudaba, por que Tom siempre llegaba tarde por ella, casi nunca había visto que él, abrazara a Daniela, además ella nunca le había dicho que su padre le dijo “Te quiero” tal y como su madre hacía con él.
— ¿De verdad? ¿Pero ella está segura?
—Si mamá ella lo escucho, decir eso.
—Ya vez te lo dije ese tipo es un odioso. —Sahara se acercó a Daniela. —Hola preciosa.
—Hola Señora.
—no me digas así dime Sahara. —Daniela desvío la mirada al suelo. — ¿Te gustaría quedarte en mi casa el fin de semana?—A Daniela se le ilumino el rostro y asintió—Le voy a avisar a tu abuelita.

Daniela se levantó de un salto y se reunió con Israel en el coche de Sahara. Y ella hablo con la abuela de Daniela, le explico lo que los niños le habían dicho y le pidió que por favor no le dijera a Tom.

—Mamá paso algo horrible.
— ¿Qué?
—fui a buscar a Daniela a la escuela y ella no estaba ahí, alguien se la robo o no sé pero ella no está, mamá hay que llamar a la policía no sé, a los soldados a todos y que la busquen.

Tom se veía desesperado…
—Mamá ¿por qué no te has desesperado? Te estoy diciendo que en la escuela no está, alguien más se la llevo.
—Tom ¿De verdad te preocupa tu hija? ¿No piensas que solo es una carga para ti?
— ¿Qué de donde sacas eso?
—Daniela me lo dijo, ella hablo por teléfono conmigo y me dijo que anoche Bill y tu platicaban y que tú le dijiste a Bill que ella solo era una carga para ti.
—Si lo dije, pero ella… ¿Ella escucho esa plática?
—Tal parece que sí.
—Pero ella no escucho todo, le dije a  mi hermano que ella era una carga sí, pero que igual y la quería y además que quería estar más tiempo con ella. Mamá dime en donde está mi hija, tengo que ir a buscarla y explicarle todo.
—Ella no te va a escuchar.
—Dime donde está.
—Averígualo tú mismo, ella me dijo que no te lo dijera, y no te lo voy a decir.
—Pero mamá…
—no, no y no es hora de que aprendas a solucionar las cosas por ti mismo…hasta que no aprendas y madures esta casa está cerrada para ti.

Lo único que se le ocurrió fue recurrir a su hermano y a sus amigos.
Y la verdad era que si se sentía mal.

lunes, 13 de agosto de 2012

Lee este Fan fic



Por cierto me gustaría que se dieran una vueltecita en este blog, ya que mi prima Daniela con él a fan de que más personas conozcan la historia de Arumi, que es una historia muy triste, la está volviendo a subir, por favor es una historia muy bonita léanla.
De hecho esta fue la primera historia de Tokio hotel que leí, y es la que más me gusta
¿Pasan?

jueves, 9 de agosto de 2012

Capítulo Cuatro


—Papá ¿Qué pasa si tú no quieres a la mamá que yo quiero?
—Entonces buscaremos otra, pero recuerda que ambos debemos de estar de acuerdo. —Daniela observo a su papá y sonrió feliz. Tom miro el álbum que tenía en las manos y paso la hoja, entonces apareció una foto de Daniela de dos semanas de nacida, ella no dejaba de examinar y analizar todos y cada uno d los movimientos de su padre, una pregunta le estaba rondando como mosca desde hacia día y no sabía cómo preguntársela a su padre.
— ¿Por qué mi mamá no está con nosotros? ¿Quién era mi mamá?
Daniela se sentó en la cama, Tom en cambio se quedo mudo de la impresión, nunca pensó en eso, una vez cuando Dani tenía tres años y le pregunto el contesto que su madre había muerto.
—Eh…Dani…Ya te dije que tu mami murió.
— ¿Pero porque? ¿Cómo?—Se sentó igual que su hija y la abrazo.
—Hay muchas cosas que no entenderías, aun eres muy pequeña hija.
—Pero si tú me las explicas las entendería, no soy tonta papá.
—Daniela es muy tarde, y ya no quiero ver fotos, mejor duérmete mañana tienes que ir a clase.
—Si tienes razón papá.

Tom se levanto y beso su frente después la acomodo en las almohadas y coloco una sabana en su cuerpo.
—Descansa.
Regreso a su habitación y se acostó a dormir, aunque conciliar el sueño no fue fácil para él, Daniela nuevamente había preguntando por su madre. El mismo no sabía que había pasado con la madre de Daniela, lo único que sabía es que ella no pudo y no tuvo el valor para cuidar de una niña tan hermosa como lo era su hija.
Aunque él sabía que estaba haciendo lo mismo que ella hizo, Daniela necesitaba de él, aunque le costara admitirlo nunca le decía que la quería, o cosas así, jugaba con ella sí. Pero no le dedicaba el tiempo necesario.
Liza peinaba la larga y rubia cabellera de Daniela, mientras ella desayunaba cereal con leche.
— ¿Ya se despertó mi papá?
—Creo que sí, pero probablemente yo te lleve a la escuela.
—No va a ser necesario, yo la voy a llevar. Solo apúrate a desayunar Daniela. Parece que hoy se te pegaron las sabanas.
—Ya ves papá te dije que debí dormir pero no, tú insististe tanto en ver fotos.
— ¿Estás segura que fui yo?
No había duda Daniela era como su padre, siempre tan bromista como él.

Israel a diferencia de Daniela no era tan curioso en cuanto al tema de su padre, sin embargo si le traumaba no tener uno, sus amigos le contaban como era divertirse con su padre, y añoraba y deseaba tanto uno. Pero él no le insistía tanto a Sahara sobre un papá.
—Llegamos Hijo—Sahara se apresuro a abrir la portezuela y ayudarlo a bajar.
—Mamá hoy la directora va a hablar con ustedes.
—si no se me ah olvidado hijo.

Ambos se bajaron y caminaron hasta la entrada de la escuela, la tenia muy bien agarrado a su madre de la mano, no la soltaba par nada.
Había una gran cantidad de padres en la reja y los niños no podían pasar, hasta que claro la directora puso orden y primero pasaron los niños, los padres se quedaron a fuera. Sahara retrocedió un poco y choco con alguien más.
—Perdón lo siento.—Se dio la vuelta para ver a la persona y este sonrió.
— ¿Siempre es así?
— ¡Oh dios! ¿Por qué a mí? ¿Qué hace usted aquí?
—Creo que lo mismo que todos señora.
—Usted tiene la costumbre de cruzarse en el camino de los demás.
—Y usted de chocar.
—sabe que no fue así usted fue el que me choco.
—Como usted diga. —Sahara le resto importancia a la presencia de Tom y se dedico a mirar a dentro de la estancia.
— ¿Sabes que estoy aquí? No me ignores.
— ¿Perdón? ¿Me está hablando?
—La verdad es que estoy aburrido  y me gusta molestar a las personas. —ella volvió a mirarlo.
—no sabía que tenía un hijo.
—hija
—Que mal  si yo tuviera un padre como usted ya hubiera huido.
—Que graciosa es, pero nadie huye de mí.
—Si solo porque es tu hija.
— ¿Cuál es tu nombre?
—Que le importa. —La miro—Sahara, su turno.
—Tom

Se quedaron callados pero no dijeron más.
— ¿Entonces tienes una hija?
—Un hijo.
—Sabes que cuando no está histérica se ve muy bien.
— ¿Cómo que histérica?
—Admítalo…
—Bueno tal vez tenga razón pero usted Tom casi me mata. Además de que es un atrevido me beso.
—Es que no se callaba y no sabía qué hacer lo primero que se me ocurrió fue besarla.
—Idiota.
—Eres muy agresiva pobre de tu hijo.
—Bueno ya basta Tom deja de atacarme y si no tiene a nadie a quien molestar no me moleste a mí que me quita la poca paciencia que tengo.
—Ya me di cuenta.

Después de un rato la directora los hizo pasar, y solo para oír lo que ya sabían, de todos modos y el día no estaba perdido porque dejaron que cada quien se llevara a su hijo.

—papá uno de mis amigos me invito a jugar a su casa, ¿Puedo ir?
— ¿Quién es?
—Es el hijo de la señora con la que vas a salir.
— ¿Me puedes decir con la mirada quien es? Así sirve que vea a la madre. —Daniela busco a Israel con la mirada— ¿Ellas?
—Te dije que era bonita.
—Es hermosa, ¿y ella lo sabe?
—No—Tom se hinco para quedar a la estatura de su hija.—¿Te gusta?
—Sí, pero te cuento un secreto
—si amo los secretos.
—Ella fue la que me golpeo.
— ¿Enserio?—Tom a sitio—Entonces papi la quiero…
—Humm…está bien, puedes ir—Se levanto y la tomo de la mano

—Mami ella es mi amiga—Israel señalo a Daniela.
— ¿Ella?
—Puede ir.
—Claro…pero espera un minuto su padre es ese…
—Creo…
— ¿Cómo se llama tu amiguita?
—Daniela…
—Bueno claro que puedes jugar con ella esta tarde. —Tom se acerco con su hija.
—Hola otra vez…Daniela me dijo que ella y tu hijo van a jugar esta tarde en tu casa.
—Si claro, yo no sabía que ellos se conocían.
—Tampoco yo, pero bueno son niños.
¿y donde dices que vives? Mi madre pasara a dejarla.

Tom observo a Sahara esta era una situación interesante, el sabia que esa era la mujer con la que iba a salir, y ella desconocía por completo que el seria su cita.
Daniela le dedico una sonrisa a Israel y este se la devolvió complacido.
—Te esperamos en la tarde.
—Hasta la tarde Daniela.
—Adiós.


— ¿Por qué no me llevaras tu?
—Es que voy a salir con alguien.
— ¿Con una mujer?—El silencio de Tom confirmo la pregunta de su hija—Creí que ibas a salir con ella.
—Daniela…hay que tener opciones…Sahara es una mujer bonita pero…
—Papá las mujeres con las que tú sales me caen mal, porque son tan falsas como todo su cuerpo.
—Daniela.
—papá
—Por favor.
—está bien ver, y yo que pensaba en pasar una tarde con mi amigo y mi papá—Puso esa carita con la que convencía a todo el mundo y que Tom conocía muy bien odiaba que ella hiciera eso.
—Es que Deyla es una…
—Vete papá tu solo en eso piensas en salir con mujeres y no te preocupas por la mujer más importante. Bueno mini mujer.
—No seas dramática.

Daniela lo miro el estaba a punto de irse y no cayó en su trampa.

Y opto por el otro truco. Llorar.

—Ya llego Daniela—Israel bajo las escaleras y su madre se acerco a la puerta.
—Hola…—Miro a Daniela con una sonrisa de oreja a oreja—Pensé que tu madre la iba a traer.
—Yo pensé lo mismo.
— ¿Te vas a quedar? Los niños van a jugar y por lo general no tengo con quien platicar.
—De acuerdo.

El plan empezaba a salir…

Bueno otro capítulo, también les dejo este otro blog que es en donde daré los avisos y cosas así ademas que publicare Drables de Tokio Hotel, osea historias de menos de 500 y mas de 100 palabras para la que quiera, ademas que hay fotos de mi hija y mías jajaja
http://zaidmay.blogspot.mx/

martes, 7 de agosto de 2012

MediaNoche, De Lobos y Vampiros




¿Sabes que se oculta en las sobras de la medianoche?
¿Qué esconde esa hora en su obscuridad?

Alison ah vivido una perfecta vida como persona normal, teniendo presente que ella no es una persona normal.
Desconoce sus orígenes pero ella siempre ah sabido que no es una persona normal.
Una noche en sus sueños aparece una persona cuyo fin es beber de su sangre,  y desde ese momento su vida cambia tan radicalmente.
Y buscara huir de sus propios hermanos; refugiándose en su novio, el cual no es lo más normal a sus hermano. Porque el oculta un secreto. “La quiere matar.”

Este igual es un resumen de una historia de Lobos y vampiros, y ustedes dirán es una copia mas de crepúsculo, ya eh leído la historia y es interesante pero mi historia no tiene nada que ver con eso.
Ahora quien quiere que sea el protagonista de esta historia, yo pienso que Bill debe de ser el vampiro porque se me hace muy vampiro y Tom el lobo. En esta historia cambie todo porque Bill es hermano de Gustav no de Tom ya lo verán.
Bueno y por ultimo aun no sé cómo se va a llamar la chica, Alison solo se lo puse porque no se me ocurre otro, opinen. Bill o Tom, y un nombre para la protagonista.
Ya había escrito algo de esto pero lo borre porque lo estoy narrando en omnisciente solamente.
Espero sus opiniones.
Esta la subiré después de que acabe con pequeños traviesos.

 
Pronto hare un video para que se den cuenta de que va a tratar :D

Capítulo Tres—Pequeños Traviesos.

Daniela Kaulitz.

—A Tom lo pego una niña, a Tom lo pego una niña—Ahí sentado entre su hija y su hermano, Tom se preguntaba quién era el más molestoso, si su hermano menor Bill o su hija Daniela.
Bill y Daniela estallaron a carcajadas y miraron a Tom, molesto, demasiado para ser exacto.
— ¿Venias para algo en especial? Claro a parte de burlarte de tu hermano mayor.
—Ah sí casi se me olvida. Olvidaste las cosas que le compramos a Daniela.
—Regalos—Dani se emociono mucho mientras Bill le entregaba las bolsas de sus regalos.
—Tú tío Gustav te manda una muñeca, tu tío Georg unos patines, yo te compre varias cosas y tu padre igual, claro que lo ayude porque es un tonto que no sabe nada.
—Gracias tío Bill
—De nada mi princesa. —Miro a su hermano, después a  su sobrina y los dos volvieron explotar en risa. — ¿Con quién te peleaste? No creo que una mujer te haya golpeado en el supermercado, ¿Qué peleaba? ¿El kilo de tomate?
—Que gracioso eres Bill, pero no esa mujer parece boxeador, tiene la mano muy pesada.
—Es que papá beso a una mujer en el súper, claro el piensa que todos son igual de ofrecidos y fáciles como él, y la mujer indignada lo golpeo en la cara, tiraron dos anaqueles de sopa y comida para perro.
—Tu hija  te conoce bien, “Fácil y ofrecido”
—Si así fue la bese y lo volvería a hacer, se me apareció dos veces en este día tan pesado que tuve.
—Hermano, sigo diciendo “A Tom lo pego una niña”, es divertido en muchas formas.

Daniela se acerco a su papá y toco el moretón que tenía cerca del mentón.
—Oye me duele.
—Papá eres un tonto.
—Ya lo sé Daniela, ahora que te parece si te vas a dormir, te lavas los dientes y te acuestas es muy tarde y tienes que ir a la escuela.
—Claro papi

Daniela se fue saltando hasta su habitación, obedeció las indicaciones de su padre.
Bill miro una vez más a su hermano.
— ¿Ella te despertó?
—Eran las seis de la mañana y no dejo de saltar hasta que me levante y la lleve a la escuela
—No has dormido bien
—No
—Ay Tom, ya vez te dije muchas veces cuando éramos adolecente que ibas a hacer una estupidez, pero después de todo Daniela llego a alegra a nuestra familia.
—Claro porque no a ti te despierta
—No te preocupes te acostumbraras a tu hija, es tarde me voy, tienes que dormir Daniela entra a las siete de la mañana.
—Nos vemos
Bill se despidió de Daniela y también de su hermano y paso a retirarse.
Al día siguiente como siempre Tom se despertó un poco tarde pero llego a la escuela de su hija con cinco minutos de anticipación antes de la entrada.
Sahara en cambio ya había llevado a su hijo y ya estaba en su oficina trabajando.
—Hola Israel.
—Hola Dani, ¿Puedo sentarme a tu lado?
—Si—Daniela se quedo mirándolo, — ¿Quieres ser mi amigo?
—Sí, cuéntame de tu familia y de ti.
—Me llamo Daniela y vivo con mi papá, mi papito se llama Tom, me gusta jugar a saltar la cuerda y también jugar futbol…mi abuelita se llama Simone y mi tío Bill. Ya no se que mas decir, dime tu.
—Me llamo Israel y vivo con mi mami que se llama Sahara, siempre visito a mis abuelos, bueno a mi abuelita porque mi abuelito murió, tengo un perrita llamada luna, y me gusta aunque no tengo papá me gusta mucho jugar futbol
— ¿No tienes papá?
—No
—Yo no tengo mamá, ¿Cómo es una mamá?
—Pues…no sé creo que bonito, ella siempre me cuida y me da todo lo que quiero además siempre huele bonito, amo a mi mamá, pero me gustaría tener un papá. ¿Qué se siente tener un papá?
—La verdad es que mi papá no está conmigo, porque el viaja con su banda, pero siempre que está aquí conmigo, a veces jugamos, me lee cuentos, una vez me llevo a un lugar saliendo de la ciudad era muy bonito, a veces me carga en su hombro y siento que estoy volando. Y aunque lo tengo muy pocas veces no lo cambiaría por nada, a pesar de que sea un fácil.
—Se oye divertido.
Una semana paso rápido, Israel y Daniela se volvieron muy buenos amigos, a la hora del descanso desayunaban junto y platicaban de muchas cosas, aunque para entonces a Daniela se le había ocurrido algo tan descabellado.
— ¿Qué? Daniela ¿Te sientes bien?
—Es que me parece buena idea, tú no tienes papá y quiere tener un papá yo no tengo mamá y quiero tener una mamá
— ¿Pero y si ellos no se agradan?
—Esta noche le hablare de ella a mi papá y tu harás lo mismo.
—De acuerdo, pero creo que no es buena idea.
—Tú confía en mí—Le dio un leve empujón y el camino cuando la maestra lo hablo, su madre había llegado por él.
—Hola mi amor, ¿Cómo te fue hoy?
—Bien mamá. Me gustaría platicar contigo, de niño a mamá.
—Suena interesante, ¿Quieres comer algo antes?
—Sí, y te cuento en el camino.

Para entonces ya tenían nuevamente su coche, pasaron a un McDonald  pero  en el autoservicio.
—Te escucho hijo, ¿de qué quieres hablar?
—Dentro de una semana tú y yo vamos a tener una cita. —Sahara, lo miro confundida—Si el padre de una amiga que ya te ah visto quiere que cenemos con él y su hija, será una cita doble.
— ¿Una cita doble?
—si mami. El afortunado se llama Tom.
—Que nombre más interesante, háblame de él.
—Es un hombre.
—Yo pensé que era una mujer—Ambos rieron, Israel no conocía muy bien a Tom
—Ya verás la siguiente semana.
—De acuerdo hijo. Confió en ti.

~*~
Daniela hacia lo propio en su casa.
Ya se había preparado para dormir, su papá estaba por darle el beso de buenas noches.
— ¿Me lees un cuento?
— ¿Un cuento? Claro—Tom camino hasta el librero
—No uno que tú inventes.
—Daniela soy malo para inventar cuentos.
—Entonces que tal si yo te cuento uno
—Está bien, te escucho.
Tom se sentó en una silla enfrente de su hija.

—Este cuento trata sobre una princesa, se llama Sahara.
—Ese nombre es interesante, continua.
“Sahara era una princesa solitaria, vivía con su hijo llamado Israel. Ambos estaban solos y una noche mientras la princesa y su hijo paseaban por el jardín de su castillo, un ladrón los ataco, pero en ese momento a pareció un caballero llamado Tom”
—Alto, ¿Qué es lo que quieres?
—No interrumpas Tom. —su padre la miro y ella sonrió. —Quiero que hagas una reservación en un restaurante bonito, porque tú vas a llevar a la mamá de uno de mis compañeros a cenar, es que ya encontré a la mamá ideal. Pero será una cita doble.
— ¿Te gusta el niño?
—Para que sea mi hermano
—Daniela no, porque no se cómo es la mujer, que tal si es una de esas mujeres que no se arreglar y así.
—te aseguró que te va a gustar, es una mujer preciosa. Y muy cariñosa.
— ¿Qué me asegura que no es una de tus bromas Daniela Kaulitz, te conozco.
—Mi palabra es más confiable que la tuya papá.
—Mentira tu eres como yo, y siempre terminas por ganarme en cuanto a astucia se llama.
—El alumno supero a él maestro papá.
—Vamos a jugar a tu juego, ¿Quién es? ¿Cómo es?
—Se llama Sahara, y es hermosa ya la eh visto muchas veces.

Se miraron un par de veces.
—Él siguiente sábado a las ocho de la noche.



Hola mis chicas, hermosas mil disculpas por la tardanza es que como ya saben soy padre soltero, y mi hija ah estado enferma y la verdad es que no eh salido del seguro porque como es muy pequeña debido a que nació antes de tiempo. Tengo que tener ciertos cuidados con ella.
Espero que sea de su agrado el capitulo las quiero mucho :D

Personitas que me visitan

Visitantes recientes