sigueme

jueves, 16 de agosto de 2012

capítulo Cinco


—Que aburrido estoy—Tom se estiro y se recargo en la silla.
— ¿Tienes mejores cosas que hacer?
—La verdad sí.
— ¿Cómo puedes decir eso? Es tu hija y no debe de haber cosas mejor y más importantes que ella.
— ¿Estás loca? Ellos solo están jugando. No hacen nada divertido.
— Qué equivocado estas Tom.
—Bueno tengo mucha vida social y porque ella quería que este aquí tuve que dejar ir a una cita.
— ¿Ósea que cambiarias a tu hija por un mujer?
—Es que no estoy acostumbrado a esto. Como te dije tengo mucha vida social.
—Pero no sé si sabes que tienes una hija.
—si lo sé,  pero es que con ella solo estoy de uno a dos meces, por mi trabajo.
— ¿Entonces tú no sabes cuál es el color favorito de Daniela? ¿O que comida le gusta más? ¿O que es lo que le gusta hacer?
—si no sé nada de eso, pero no soy de las personas que se preocupen tanto por eso, tampoco la cuido demasiado, dejo que mi hija sea independiente.
—Ella solo tiene cinco años.
—si ¿y eso que?
—Que aún es muy pequeña.
—Veo que tú y ello nunca vamos a estar de acuerdo.

Tom desvió la mirada; su hija y su amigo veían la televisión, en babados en un programa infantil. Él estaba aburridísimo, no entendía como es que su hija le ganaba en todo.
Él ya estaba harto de estar ahí, y se quería ir lo más pronto posible. Por qué ahora con todo ese aburrimiento empezaba a imaginarse cosas, y esas cosas no eran muy agradables; claro que para el si lo eran, imaginarse el cuerpo desnudo de Sahara era extra nidario. Aunque solo fuera de esa forma: en su imaginación.
— ¡Papá, Te estoy hablando con un carajo! ¡Escúchame!—Daniela jaloneo a su padre de su playera. Y el reacciono unos minutos después.
— ¿Qué pasa?
—Es hora de irnos, tengo clase de danza en una hora.
—Ah sí, hora de irnos—Se levantó de la silla y caminaron hasta la puerta, Sahara e Israel los despidieron.
—Nos vemos en la escuela.

Después de despedirse Sahara y su hijo regresaron a la sala para ver juntos una película o algún programa.
— ¿Qué te pareció el padre de Daniela?
—Es un tipo raro.
— ¿Te gusta?
—Por supuesto que no. ¿A qué viene esa pregunta?
—solo era eso, una pregunta.
—Estas extraño el día de hoy—Acaricio su cabeza y le dio un beso. —Él no es el tipo de padre que busco para ti.
— ¿Por qué?
—Bueno él y yo pensamos de formas diferentes. Aunque no te negare que es atractivo, para una persona que busca una aventura.
—Ah…ya veo, entonces él está descartado…¿No?
—Así es pequeño… ¿Quieres palomitas?
—si

Para Israel aquello se había convertido en una misión imposible, Sahara  era de las personas que no cambiaban de opinión, además que el respetaba mucho las decisiones de su madre, le había demostrado un sinfín de veces que ella sabía cómo manejar las cosas. Así que el igual se resignaría a no tener a Daniela como su hermana.

—¿Cómo fue tu día hoy?—Bill se sentó enfrente de Tom, y examino a su hermano, se veía cansado, más que cuando estaban de viaje en esas pesadas y cansadas giras.
— ¿Tu cómo crees? Me fue mal; Daniela no me ha dejado respirar ni un solo minuto.
—Bueno Tom ella es tu hija y debes de entender que es una niña con mucha energía, y también que se entretienen con cualquier cosa.
—Pero ya no aguanto más, ella es traviesa no me hace caso y se la pasa contradiciéndome, a pesar de que ella es una carga…
—Tom ¿Cómo puedes decir eso?
—no eh terminado…Ella es una carga sí, pero la quiero mucho y esos dos o un mes que paso con ella no son suficientes, creo que Sahara tiene razón.
— ¿Quién es Sahara?
—Es la madre de uno de los compañeros de Dani. Creo que tengo que buscar más tiempo para dedicárselo.
—Oye eso nunca lo pensé, me sorprendes Tom.
—Es que es mi hija y la tengo que cuidar.

~*~

—Daniela, ¿Estas segura o solo estas exagerando?
—No yo lo escuche, mientras hablaba con mi tío Bill, él dijo que solo soy una carga para el—A la niña se le cristalizaron sus ojos y su mirada se volvió triste.
—Pero es que tu papá si te quiere.
—No ya te dije que lo escuche habla con mi tío la noche pasada. Y si el piensa que solo soy una carga pues entonces me voy a ir…para dejarlo solo y que viva una feliz vida sin mí.
— ¿Pero a donde te vas a ir?
—No se…

Israel no podía creer lo que Daniela le había contado, aunque no lo dudaba, por que Tom siempre llegaba tarde por ella, casi nunca había visto que él, abrazara a Daniela, además ella nunca le había dicho que su padre le dijo “Te quiero” tal y como su madre hacía con él.
— ¿De verdad? ¿Pero ella está segura?
—Si mamá ella lo escucho, decir eso.
—Ya vez te lo dije ese tipo es un odioso. —Sahara se acercó a Daniela. —Hola preciosa.
—Hola Señora.
—no me digas así dime Sahara. —Daniela desvío la mirada al suelo. — ¿Te gustaría quedarte en mi casa el fin de semana?—A Daniela se le ilumino el rostro y asintió—Le voy a avisar a tu abuelita.

Daniela se levantó de un salto y se reunió con Israel en el coche de Sahara. Y ella hablo con la abuela de Daniela, le explico lo que los niños le habían dicho y le pidió que por favor no le dijera a Tom.

—Mamá paso algo horrible.
— ¿Qué?
—fui a buscar a Daniela a la escuela y ella no estaba ahí, alguien se la robo o no sé pero ella no está, mamá hay que llamar a la policía no sé, a los soldados a todos y que la busquen.

Tom se veía desesperado…
—Mamá ¿por qué no te has desesperado? Te estoy diciendo que en la escuela no está, alguien más se la llevo.
—Tom ¿De verdad te preocupa tu hija? ¿No piensas que solo es una carga para ti?
— ¿Qué de donde sacas eso?
—Daniela me lo dijo, ella hablo por teléfono conmigo y me dijo que anoche Bill y tu platicaban y que tú le dijiste a Bill que ella solo era una carga para ti.
—Si lo dije, pero ella… ¿Ella escucho esa plática?
—Tal parece que sí.
—Pero ella no escucho todo, le dije a  mi hermano que ella era una carga sí, pero que igual y la quería y además que quería estar más tiempo con ella. Mamá dime en donde está mi hija, tengo que ir a buscarla y explicarle todo.
—Ella no te va a escuchar.
—Dime donde está.
—Averígualo tú mismo, ella me dijo que no te lo dijera, y no te lo voy a decir.
—Pero mamá…
—no, no y no es hora de que aprendas a solucionar las cosas por ti mismo…hasta que no aprendas y madures esta casa está cerrada para ti.

Lo único que se le ocurrió fue recurrir a su hermano y a sus amigos.
Y la verdad era que si se sentía mal.

5 comentarios:

  1. Que bonito, pero
    Ese Tom, deveras que no tiene remedio
    pobre de dani ella cree que su padre no la quiere :C

    ResponderEliminar
  2. Hay no puede ser, que Tom hable con su hijita...

    ResponderEliminar
  3. pobre bebe espero que tom le explique a su bebita...y ya quiero que pasen cosas con el y sahara q ya se empiezen a enamorar

    ResponderEliminar
  4. Hay Tom bien merecido lo tenias.. Estoy segura que esto los hara acercarse mas. Me encanta la fic.. Siguelaa prontio XDD bye

    ResponderEliminar
  5. Hola soy nueva lectora :D lei tus capitulos y este captulo... pues... eso se lo merecia Tom >.< porque dijo eso, ahora Daniela no esta u.u jaja
    Bueh te invito a que te unas a mi blog http://all-for-love-tokita.blogspot.com/ porfa
    Bueno cuidate mucho :D

    ResponderEliminar

Personitas que me visitan

Visitantes recientes